En el puerperio se produce un torbellino emocional en el que a menudo aparecen sentimientos de confusión. El cuerpo de embarazada se adapta a la nueva situación y experimenta cambios físicos para garantizar la crianza del bebé. En el puerperio no vuelve la mujer que éramos antes del embarazo, en el puerperio nacemos como madres y nos encontramos con nosotras mismas: con la niña que fuimos y con la madre que queremos llegar a ser.

Recibir apoyo de una matrona en el propio hogar facilita la adaptación de la familia a su nueva situación. Se resuelven dudas, se colabora en los cuidados del bebé y se verifica que la lactancia se está desarrollando adecuadamente, orientando sobre la resolución de dificultades si estas apareciesen.

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos